Materiales

Solicitar Ficha Técnica
puesta-a-tierra-materiales

Rehilete

El rehilete es un electrodo formado por dos placas metálicas soldadazas a una varilla de cobre de ½” de diámetro que forman una cruz, por su alta conductividad eléctrica y térmica, por ser inatacable e inerte frente a los agentes químicos , es el elemento ideal para construir un electrodo de toma de tierra.

El electrodo tipo rehilete por estar construido totalmente de cobre permanece inalterable a lo largo de los años y ofrece la misma seguridad desde el primer día de su instalación.

Varilla Conduweld

La varilla Conduweld es un elemento bimetálico compuesto por un núcleo de acero y una película externa de cobre unidos metalúrgicamente. La capa de cobre brinda protección suficiente contra la corrosión del terreno y la varilla en conjunto permite una adecuada difusión a tierra de las corrientes de falla que se puedan presentar en el sistema eléctrico.

La varilla Conduweld basa su funcionamiento en la longitud de la misma, por lo que disminuiría en proporción a su largo la resistencia de propagación de corrientes. Para mejores resultados, es importante una adecuada instalación y homogeneidad del terreno, el cual previamente hay que tratar con aditamentos químicos para mejoramiento de la tierra.

Químicos Intensificadores

Para complementar la instalación puesta a tierra disponemos del Químico en presentación de 25KG. Es un compuesto químico complejo que mejora la conductividad del terreno, se forma cuando se mezclan las soluciones acuosas de sus componentes que facilitan el movimiento de los iones dentro de una malla convirtiéndose en un excelente conductor eléctrico. Por su bajo costo y rápida colocación, tiene un amplio campo de aplicación debido a sus características técnicas excepcionales pudiendo ser utilizado en cualquier tipo de instalación eléctrica, principalmente donde se dispone de espacio físico reducido para la implantación de puestas a tierra y valores altos de resistividad de suelos.

El químico presenta además otra ventaja debido a su constitución química que es la de ser un producto despolarizante, o sea, su aplicación forma una barrera electroquímica entre los electrodos, cables y conexiones de puesta a tierra y al suelo de sus proximidades, minimizando la corriente galvánica que se verifica normalmente, casi eliminando la corrosión y por lo tanto aumentando la vida útil de este sistema de puesta a tierra ya que a demás no se dispersa con el agua lluvia.

Es un producto no contaminante, teniéndose en cuenta que su constitución química natural, parte de sustancias extraídas del mismo suelo, sin dañar el medio ambiente.

Contamos con dos tipos de Intensificadores: